Ya puedes personalizar tu sonrisa con los piercing dentales. 

No son perforaciones. Son como un cristal o un diamante de 1.8 a 2.5 mm de diámetro con diversos colores y diseños que se adhiere sin lesionar el diente, ni tallarlo, ni modificar su estructura natural.

Apenas se colocan en unos minutos mediante técnicas de adhesión, sin dolor. Una vez situado es fácil de remover sin dejar manchas u orificios en el diente. Tras su colocación puede realizarse cepillado normal y comer con tranquilidad porque no son cortantes.

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted