La primera al odontopediatra, debe de ser cuando el niño/a tenga toda la dentición temporal erupcionada, entre los 2 y 3 años, no tenemos que esperar a que el niño/a refiera dolor en alguna pieza, ya que la actitud del niño/a frente a la visita será miedosa.

Es importante que el niño/a de 3 años en adelante visite al odontopediatra para que, tras una exploración oral y radiológica, pueda diagnosticar si existe alguna alteración oral como:

  • Caries.
  • Alteraciones del esmalte que requieren una prevención bucodental específica.
  • Se pueden detectar patrones de crecimiento precozmente, para poderlos tratar en el momento correcto.
  • Detectar malos hábitos dietéticos que pueden alterar la flora bacteriana de la boca del niño/a y tener un índice de caries elevado.
  • Enseñarle cuándo y cómo debe cepillarse los dientes
  • Detectar malformaciones óseas por el uso del chupete en niños/as mayores de 2 años.
  • Podemos diagnosticar que el niño/a tenga hábito de respirar por la boca, por tener amígdalas atróficas o cornetes grandes que impidan al niño/a poder oxigenar bien por la nariz, ya que puede provocar maloclusiones por no utilizar los músculos de la boca y no estimular el crecimiento óseo, y poderlo derivar a su pediatra para valorar tratamiento y posteriormente al logopeda que le hará ejercicios de reeducación, para enseñarle a respirar correctamente.


¿Por qué vamos a preocuparnos de las caries en los dientes del niño/a pequeño, cuando los van a perder de todos modos?

La respuesta es que los dientes primarios (de leche) de su niño/a desempeñan un papel vital en su crecimiento y desarrollo.

Los dientes se utilizan para masticar el alimento correctamente, lo que provee el estímulo adecuado para el buen desarrollo de los huesos de la cara y así permitir que los dientes permanentes erupcionen correctamente evitando los “dientes mal posicionados”.

Los dientes ayudan a hablar claramente y en combinación con los músculos, ayudan a establecer una respiración adecuada.

También reservan el espacio para los dientes permanentes.

¿Cuáles son algunos consejos para las mujeres embarazadas?

Algunas mujeres experimentan problemas dentales, por una variedad de razones, uno de ellos son los cambios hormonales durante el embarazo pueden hacer sus encías susceptibles a la hinchazón o a sangrar.

El dentista puede ayudar si esto se convierte en un problema.

¿Cómo puedo conseguir que mi niño/a se cepille?

La clave para establecer hábitos de buen cepillado es comenzar un programa temprano. Para ello, se sugiere comenzar a limpiar la boca del bebé después de cada comida desde los primeros días de nacido. Para ello, se utiliza una gasa mojada enredada en el dedo índice para quitar la placa dental de las encías del bebé.

En cuanto el bebé tenga sus primeros dientes, se utiliza un cepillo especial para bebés y cuando tenga dos o tres años, debe utilizar un cepillo dental para niños/as más grandes, en esta etapa usted debe cepillar los dientes del niño/a, pero es importante dejar que ellos lo hagan también y sobre todo elogie sus esfuerzos, los 8 años es una edad en que el niño/a puede cepillar sus dientes bien por sí solo y a los 10 años para usar hilo dental.

La pasta dental para niños/as se debe utilizar solo la cantidad equivalente a un guisante sobre todo antes de los tres años, porque hasta esta edad el niño/a no puede escupir bien todavía y por lo tanto tragará una parte de la pasta, aumentando la ingesta de flúor y esto puede en ocasiones producir fluorosis. Cambie su cepillo dental cada 3 o 4 meses y sobre todo después de una enfermedad.

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted